jueves, octubre 05, 2006

CARLOS ARDOHAIN





.









Me interesa la voz y me interesa la luz, me atraen las cosas que no se pueden tocar ni decir y el anhelo que tenemos aún así, o tal vez por eso mismo, por decirlas y tocarlas, por llegar a la z de la palabra, al final del abecedario y quedar colgando del filo, de la cornisa, y atreverse a dar el salto. La poesía me parece el deseo de lo que no existe, la curiosidad por el intersticio. Avanzar hacia un lugar blanco como el papel, y uno un punto en movimiento, el rastro de las evoluciones que vamos haciendo, de las curvas y los titubeos, las vacilaciones y los altibajos va escribiendo nuestro texto, con el cuerpo, con el aliento.

La luz escribe y dibuja, dibuja y borra, construye y diluye las formas a la vez, escribe el tiempo y lo olvida, colabora con el misterio. Creo (o quiero pensar) que la poesía es táctil y visual, pienso (o quiero creer) que hay que actuar como un ciego, como un escultor, como un pintor, hay que tocar el cuerpo del texto para construir lo que no se puede tocar, lo que se quiere decir, hay que reventar el ojo para pulverizar el color de lo que está dicho y la voz pueda surgir. Texto, textura en el cuerpo del poema, un tejido de palabras, de sentidos, de evocaciones, una ambigüedad implícita, decir, dar aliento, crear una atmósfera, un espacio donde ocurra, donde pueda ocurrir el poema. El papel debe ser blanco, debe ser liso, la tinta debe ser negra, la hora debe ser cualquiera, si es la tarde mejor, si es la hora donde cambia la luz donde cambia el color donde cambia la temperatura donde todo está en tránsito mejor.

El lugar es cualquiera y es todos, todos los lugares son una sala de espera y cualquier sala de espera es buena para escribir y leer, ya se sabe. Son buenos los lugares que se mueven y donde uno está quieto, es bueno estar en deriva, trenes, colectivos, subtes, aviones, barcos. Es bueno tener siempre papel a mano, y es bueno tener la mano caliente. Estar dispuesto, merodear la imagen y la palabra.

El punto de partida puede ser una palabra, la visión fugaz de algo, una intuición, un olor, tiene que sonar adentro, despertar un eco, reverberar, y se va produciendo una inquietud, un afán, y se empieza a escribir para ver, para saber, para entender, para sacar, para incorporar. La corrección es una parte de la escritura, se hace durante, no hay después, el después es cuando uno abandona el poema, lo deja y se va, hasta entonces es escribir y el escribir incluye el corregir, el tachar, el borrar, cambiar de lugar palabras o frases, hacer enroques, rotar, invertir, eliminar, releer.

No hay plan para mí, el único plan es lograr que fluya la corriente, ser un canal.

Carlos Ardohain

POEMAS DEL LIBRO "PENÚLTIMAS PALABRAS"


Yo quería


Un círculo es un camino
que regresa al mismo lugar
después de una parábola perfecta.
Yo quería que mi vida fuera así
pero ningún dibujo se parece a otro
y todo tiende a la nada.


Desdobla miento


Al otro lado de la pared
hay un departamento gemelo
del otro lado de la pared
hay otras pinturas, otro Carlos
otra celda donde no estoy
mirando todo de arriba
mirando todo de abajo
lejos, donde no accedo a nada
que no sea de mí
cerca, donde no llego a verme
sin un gemelo al costado
donde no llego a darme
sin una pared en el medio
aire en el vuelo soy agua
algo de menos soy nada.


Procedimiento


Escribir lo tachado
como norma de lectura
caminar entre las huellas
del lado oscuro del habla
ser autor de diferencias
entre la cosa y su imagen
anular la no presencia
donde no se la detecta
ser otro en uno, uno en otro
prófugo, ladrón y peregrino
escamoteador de sentido
algo y nada y sin lugar
siempre estamos fuera
de la tierra siempre estamos
fuera del hogar.


Encuentro


La vez que el pescado me habló
en las rocas de la escollera
de las bondades de la humedad
el mal humor de los hipocampos
la intransigencia de las ballenas
de cosas insólitas que se encuentran
en la concha de los caracoles muertos
yo estaba tan apurado que lo interrumpí
sin embargo llegué tarde y ella se había ido
entonces volví a la escollera y el pescado
no estaba, llamé a mis amigos
para contarles, pero los teléfonos
sonaban y sonaban en habitaciones vacías.


Arquitextura


Hay casas que parecen vestidos
holgados o estrechos o de la clase
que pican en la piel, hay casas
que son como un árbol lleno de ramas
y hojas y animales rondando
esas casas suelen oler siempre bien
hay casas que sientes como tu lugar
y otras donde no puedes encontrarte nunca
hay casas que actúan a modo de espejo
de un lado están ellas, del otro el mundo
hay casas con mal carácter que crujen
murmuran y refunfuñan de noche
hay casas que no saben contener a nadie
y otras que casi no te dejan salir,
hay hombres y mujeres que parecen casas
y están siempre habitados por propios o extraños
y llenos de cuartos y pasillos y aberturas
por donde entra el frío viento del invierno
y luces demasiado pequeñas y diálogos
interminables y ganas permanentes de estar en otro lado.


Esos días


Atravesar ciertos días
es como cruzar un río agitado
en un bote con remos demasiado pequeños
días que huelen a agua y barro
lo mejor es usar la diagonal, volverse oblicuo
sonreír de costado y hablar poco
son días que parecen noches
se desnaturalizan y enrarecen
esos días contienen la memoria de otros
días aciagos, ominosos, malditos
conviene tener un poco de sal en los bolsillos
cuidar especialmente las formas
ocultarse en un libro o un reloj
y si es necesario recurrir a Bach


Casi nos gusta


Detrás de la puerta está el calor
de las ideas conocidas, el ritmo relajado
de algunas nimias rutinas, está esa luz
que resbala por los objetos y un olor
imperceptiblemente rancio que casi nos gusta.
Detrás de la puerta están las cosas
que hacen que yo elija no abrirla.


Yo


Hay uno que soy yo
que interpreta la dulzura de morir
con una honda furia resignada
Hay otro que también soy
que vive corriendo sin tregua
pisando los talones de sus propios pies
Y hay otro más aún
que observa la carrera y apuesta
a que ninguno gana

Coleccionismo


Recuerdo cuando me decías que el motivo
de que siempre trajeras piedras de tus viajes
era que querías alterar el orden del universo
cambiando las cosas de lugar
de modo que tu casa se fue poniendo muy pesada
y vos tenías cada vez más piedras y menos espacio
te fue ganando un temperamento mineral
y te volviste cada vez más silenciosa
y yo tenía miedo de que la diferencia de temperatura
que suele haber por estas tierras
un día te hiciera partir en dos.


El poema



Perdido en el ocio de la tarde
acampo mi cuerpo en la sala
con un libro de poemas, acaricio
las hojas en lugar de leer, quiero
sentir como lo haría un ciego
la lujuria táctil del texto, creo
desde siempre que la poesía
es carnal, respiro su aliento
recibo el aire estremecido
de la herida permanente
el papel es piel y las palabras
mapa, avanzo con mi mano
que no busca nada, que roza
las palabras con otra visión
que empieza perdida y termina
empatada por no querer ganar
para poder quedarse con ganas
de otra vez empezar, la fortuna
de que en el poema nada es final


Cansancio


El árbol que viene detrás de la sombra
tiene un solo pie
a las seis de la tarde bosteza largamente
harto de pájaros
no le sobra nada de lo que da
todo lo que quiere es un poco de silencio
para envolver sus ramas
en la noche
el árbol está solo y espera
algo que no sucederá
en la ambigüedad del paisaje.


POEMA DEL LIBRO "PECERA EN EL MAR"


Llueve sobre el mundo


Está lloviendo sobre Magritte
el tiempo hace una cabriola en el aire,
retrocede un poco, da una curva cerrada
y vuelve a pasar por el mismo lugar
la culpa no la tiene el pintor mental
pero el aire está muy liviano
hay mesas puestas para la cena
que flotan mansamente en medio de la sala
el asesino contempla su crimen por la ventana
con el rostro semicubierto por el humo de la pipa
sería bueno tener la precaución de cubrir
la luna de todos los espejos con un lienzo
sería bueno rasgar el cielo para ver
qué se oculta detrás de tanto azul
sería bueno apuñalar al torturador
con la llama de la vela.
Está lloviendo sobre Magritte
los pájaros echan raíces pero
no dejan por eso de cantar
las palabras se divorciaron de las cosas
y se fueron a vivir solas
ellas también quieren posar
para un retrato imaginario
ellas también quieren tener algo que decir
en estos tiempos hay que caminar mucho
para permanecer en el mismo lugar
pero esto no es culpa del pintor paradójico
sólo sucede que él ve lo que sucede
debajo de su paraguas debajo de su bombín
más allá de su pipa en la punta de su pincel
el paisaje se desdobla en los vidrios
de las ventanas en las telas en blanco
en las mesas de trabajo
en este día en que el mundo es un relato
y una mujer es el mundo
en este minuto conjetural en que el día
y la noche transcurren al mismo tiempo
y el significado oculto de la vida
está en la punta de los dedos
y de la lengua de cualquiera
que desee verdaderamente conocerlo.



Carlos Ardohain



Poeta y artista plástico. Nací en Mar del Plata - Estudié pintura en la Universidad Nacional de La Plata.Trabajé como actor en la ciudad de La Plata formando parte del grupo Tal (1974-77) participando de la puesta de Homo Dramáticus (A. Adelach) y A través del espejo y lo que Alica descubrió allí (L. Carroll). Hice taller de poesía con Elizabeth Azcona Cranwell (1989) y Arturo Carrera (2000).Publiqué las plaquetas El ojo secreto (1998) La Hoja Bífida (1999) y Ojo x Ojo (2000).Tengo un libro inédito: Penúltimas palabras (2005). En marzo de 2004 obtuve un premio accésit en el Concurso Poesía en Tierra, organizado por el Centro Cultural de España en Buenos Aires.El libro Poesía en Tierra con las obras seleccionadas fue editado en 2005 por el Fondo de Cultura Económica.Trabajo como diseñador gráfico y redactor

No hay comentarios.: