domingo, noviembre 25, 2007

COMER ESTRELLAS



Este relato lo escribió Laura Forchetti. Habla de su pequeño hijo Victorio y de un suceso maravilloso que compartieron en familia: ¡comieron estrellas y se iluminaron por dentro!.


Mirta Colangelo

http://elprocedimientodelainfancia.blogspot.com/

Cosas de las poesía

Hoy Victorio nos dio a comer estrellas.
Imaginamos que después, al apagar las luces de casa, mientras durmiéramos, nuestros cuerpos brillarían en la oscuridad, nuestras panzas como luciérnagas.
Victorio mismo había hecho las estrellas, con masa de pizza que amasaba su papá.
-¿Me das un pedacito?
Y ese pedacito fue tortuga de mar, fue pez y finalmente, cielo.
-Quiero hacer la Cruz del Sur.
-Y dale!
-También quiero hacer muchas estrellas.
Llenó el molde de bolitas de masa de levadura y la Cruz del Sur al centro.
Las pintamos con huevo y azúcar para que brillen.

Parados frente a la puerta del horno, esperamos verlas aparecer como si fuera la noche y echáramos la cabeza hacia atrás, hasta que corran las nubes y entonces, ahí, las estrellas.
Hemos horneado corazones, corderitos para pascua, libros, osos, canchas de fútbol, pero nunca estrellas hasta ahora.

Esta noche Victorio nos sirvió estrellas en un plato.

Las agarrábamos con la punta de los dedos y las comíamos de a una, entre deseo y deseo.
Y yo pensé en la panera de Cortázar, te acordás:

de golpe el cielo se pone fabulosamente hermoso, las estrellas se meten en esa panera, uno podría pelarlas y comérselas
Pensé en el misterio de la poesía que se multiplica como peces para alimentarnos y hoy es este niño que salta las casillas de la rayuela con una piedra azul en la mano.

Laura Forchetti


Monte Hermoso, 17 de noviembre de 2007

No hay comentarios.: