miércoles, marzo 07, 2007

ROBERTA IANNAMICO (selección de poemas a cargo de Osvaldo Aguirre)


Ritos (actuales, porque han ido e irán cambiando de acuerdo a circunstancias) lograr un rato de soledad. Hora de la siesta, chicos durmiendo o en la escuela. Preferentemente a la intemperie, a no ser que el clima sea muuuy adverso. Nunca compu, cuadernito de 24 para terminarlo pronto, berreta, para no tenerle ningún respeto, y un par de libros compañeros. birome que siempre cuesta encontrar una, y ese dar vueltas buscándola es ya entrar en escritura. Mate o te. Mayormente mate, a veces te de manzanilla. Puchito. Buscar un lugar, entre plantas o en la vereda nomás. Sentarme preferentemente en el piso. Silencio. Mirar un poco a mi alrededor (naturaleza en mi circunstancia actual, calle, humanos, si viviera en la ciudad) y un poco mi estado como persona y anotar algunas cosas, si eso me deja contenta ya está, a otra cosa mariposa.
Escribo más bien lo que va surgiendo. Aunque el plan está, trasciende la voluntad. Y es el tema que está en tratamiento y por el que se escribe, para "aclarar" o estudiar" o investigar" un tema del momento, o de siempre, digamos "tratar" un tema. Escribo cualquier pavada del momento para que se ablande la mano-cabeza y, si hay suerte, como en la pesca, termina saliendo el tema que necesitaba. Las lecturas... soy vaga, haragana para la lectura, me cuesta lo difícil, lo largo o lo que no me da placer, placer. Aunque a veces me pongo un poco estudiosa, de los temas universales. Soy vaga para lo largo, por eso he leído pocas novelas. Abandono libros incluso los que me encantan. Me gusta leer de a dos a veces. Cuando algo me gusta me fanatizo bastante pero después lo olvido.
Nunca retomo los textos. Ya no corrijo. Alguna vez lo hice y creo que me arrepiento. Escribo un poco de todo y después elijo los "presentables " que parecen poemas, pero siempre dudo si no era mejor lo que quedo en el cuadernito.
La poesía se me aparece en forma de palabras directamente. Creo que de palabras que suenan a la vez que guardan un sentido. Como decían los hindúes sonido visible o imagen audible, no sé. La poesía me ayuda a pensar, a aprender, también me acompaña y me divierte, es la parte de mí que se expresa conmigo misma, a veces es tonta y vanidosa, o trágica y oscura, a veces estudiosa del mundo y esa es la que aliento, quisiera que me ayude a ser buena persona, que me acerque al amor. A, veces creo que le pido demasiado, que debería ser más humilde con respecto a la poesía, como soy con otras actividades como cocinar o cualquier otra actividad que practico. Lo que sí que me gusta y me deja bien escribir.

POEMAS INÉDITOS (selección a cargo de Osvaldo Aguirre)

Como Gepetto

En la panza de la ballena
enciendo una vela para escribir
las costillas son
un arcoiris sin color
un templo
donde escucho
mi propia voz
afuera el mar
baila solo.

Tornquist
Martes a la mañana
todo el pueblo está trabajando
el panadero el mecánico la maestra
todos trabajan
pero no se escucha nada
porque en ese momento
todos trabajan silenciosamente
es un instante especial
las flores trabajan de estar lindas
las hojas aprovechan
el momento de santa quietud
para hacer rondas y corridas
por la calle
libertinas
la hamaca continua
en su eterno yin yan
la plaza es un laberinto
abandonado bajo el sol
en un sector
el lago con patos
patos blancos
y orondos jaspeados.

Duermo con las dos

Duermo con las dos
como una leona
con sus cachorras
en la oscuridad
mi respiración es suave
como una sábana
la de ellas es fuerte
y llena de gracia.

Tarde

Serenidad de la tarde
dos pájaros conversan
uno arriba y otro abajo
como viejas
el que está abajo se acerca
me hace la pasadita
es un hornero
galante paisano
se va
caminando como llegó
está dando
un paseo por la tierra.

Discípula
¡al fin!
¡salir afuera!
¡al sol!
¡hola sabio!
¡instrúyeme!
Instrúyeme hormiga
instrúyeme bicho bolita
instrúyeme viento
que yo baile y cante con tu fuerza
con tu suavidad
instrúyanme
niños.

Escarabajo

Escarabajo
siempre miraba para abajo
¡es cara abajo!
¡es cara abajo!
se burlaban de él
los saltamontes
los mamboretáes
esbeltos y místicos
se hacían cruces.

Un recuerdo

Me acuerdo
era muy joven
tal vez adolescente
y estaría enamorada
lo se por algo que recuerdo
que ese día sentía
con el mundo en general
íbamos a pintar algo
en una pared
y yo me puse una camisa larga
de mi hermano
me hice una colita
y tomé un colectivo
o tal vez fui caminando
pero había demasiada luz
primaveral
y estaban rojos
mis cachetes
y no me acuerdo más
sólo esa camisa
ese sol
y algo como de libertad
o amor.

Cinco margaritas

Frente a un vaso con agua
de donde emergen
5 margaritas
quisiera escribir un poema
como william carlos williams
son blancas de frente
de espalda son lilas
tallos y hojas
se llenan de burbujas
tiembla el agua
con las cinco jovencitas
cinco margaritas.


Las cosas

Siempre con las cosas
la ropa
los platos
los huevos duros
el agua de la canilla
los juguetes tirados
lo caliente
lo frío
lo suave
lo pesado
las cosas que entran
en una mano
eso es lo que tengo
para armar un mundo.

Niebla

La niebla avanza
por entre los árboles
por entre las casas
y en su avanzar se adensa
todo el paisaje
se vuelve lejano
envuelto
en blanquecino misterio
un velo
un tul
como el de las novias
como el de los muertos.
Doctora
Con anteojos de doctora
seria
estudiosa
con mis libros en la mesa
me gusta verme así
en un día calmo
nublado
cálido
bajo el canto
tan correcto
de los pájaros.

El peinado
Pensé que era una mariposa
pero era
un pequeño murciélago azul
apareció de noche
mientras dormía
para que no me molestara
con su revoloteo
lo atrapé
lo puse abajo de la almohada
y seguí durmiendo
cuando me levanté
flor que me peinaba dijo
no te asustes
pero tenés en el pelo
un murcielaguito azul
era lo que temía
lo que quería evitar
pero estaba ahí
agarrado a mi pelo
como un broche lujoso.

Prosa

Voy a empezar a escribir en este cuaderno. Es como si el cuaderno me lo pidiera. Llename de letras, Roberta. Y yo voy haciendo crecer las palabras como pasto, renglón por renglón, página tras página, como esos campos rayados va a ser mi cuaderno, pero de papel y letras. Pasan cuatro perros amigos. Un colie, uno negrito, uno rengo y un seter. Todos siguen al seter, porque parece ser el más alegre, el más joven, con su pelo rojizo brillante, encendido. Y además tiene el entusiasmo del extranjero. Es un perro escapado que gana la calle por primera vez.

Loquita
Si no encuentro mi cuaderno
me escribo en la cara
me escribo en las manos
como cuando iba a la escuela
me escribo en las piernas
como cuando me sentaba
en la pelela.

Si alguien te lleva de la mano

Si alguien te lleva de la mano
te das cuenta
de que la mano tiene corazón
dos manos juntas
se entienden más
que todas las personas
que todos los seres
están juntas
completamente
si alguien te lleva de la mano
solo la mano vive
el resto del cuerpo
está desmayado
la mente duerme
y vas
como un barrilete
a cualquier lugar
que siempre te sorprende.


ROBERTA IANNAMICO


Roberta Iannamico nació en Bahía Blanca en 1972 y desde hace 6 años vive en Villa Ventana. Ha publicado los libros Mamushkas, Tendal y El collar de fideos.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

estoy en una oficina con vista al obelisco, comiendo un sandwich de pan francés que me lastima un poco el paladar de tan crujiente, y me deleito en el campo de Roberta Iannamico, escucho sus pájaros... gracias
Flor Fragasso

natalia dijo...

La naturaleza del amor, los animales, lo cotidiano, glamour genuino de tules en el campo, el de las historias mínimas, los detalles.
Gracias por publicar palabras de Rober, son de esas que dejan huella y marca con profundidad y sutileza.
Gracias por La infancia del procedimiento.

Marisa dijo...

Toditos tus poemas me hacen llorar de amor, los leo y reconozco universos de origen. Será Bahía Blanca? Gracias Roberta, por dejarme andar con los pies desclazos, y de un sólo giro mágico de tus poemas, hacerme aparecer en ese sitio como si nunca me hubiera ido de ahí: la infancia.
Marisa lemos

Estupor dijo...

Me encantan los poemas de Roberta. Saludos desde Madrid. Tienen mucho que ver con los de Patricia Esteban.

iris dijo...

... y me llevás de la mano, Robertísima, como siempre que te leo y las manos están juntas completamente, la mente duerme y el cuerpo está desmayado.iris

Miriam Tessore dijo...

Querida Roberta, te busqué en internet esperando saber algo de vos... y por supuesto... ahí estabas... Como el recuerdo que tenía de vos, de nosotras en la escuela... (poema Loquita!!!)Te abrazo desde Córdoba(miriamtessore@gmail.com)

bio dijo...

Buscaba un texto sobre las letras y me quedo flotando en la combinación de letras de Roberta.Me llegan las palabras, me inundan, me llenan, me emocionan.

Mariela Laudecina dijo...

Hola, quisiera saber alguna dirección de correo o si Roberta tiene un blog, hasta ahora no lo encontré en la web, para poder comunicarme con ella. Es una de mis poetas preferidas.
Mariela

Mi blog es www.eldeseodeservolcan.blogspot.com

grupo de enseñanza-aprendizaje dijo...

LO DE ROBERTA NO DEJA DE SORPRENDERME
LA CALIDAD CON QUE ESCRIBE, LA CALIDEZ CON QUE LLEGA, A LA EMOCIÓN MÁS PROFUNDA, LA SENCILLEZ CON QUE EXPRESA, LA AUTENTICIDAD,TODO LO QUE PRODUCE REVELA SU SER: SU VOZ, SUS CANCIONES, SUS HIJAS, SU AMOR, SU VILLA VENTANA.

MIS AGRADECIMIENTOS POR SEGUIR OFRECIÉNDO ESTOS REGALOS

DON LEOPARDO
BAHÍA BLANCA
VILLA HARDING GREEN

Ana dijo...

roberta, ya está impreso Si alguien te lleva de la mano, y va a estar en alguna ventana de nuestra casa.
pienso en nuestro cuerpo -uno, de los dos- bailando.
Ana

Anónimo dijo...

roberta, ya está impreso Si alguien te lleva de la mano, y va a estar en alguna ventana de nuestra casa.
pienso en nuestro cuerpo -uno, de los dos- bailando.
Ana

Ana Vidal dijo...

Roberta, tu poema ya está dentro de en un papel blanco y ovalado, pegado en una de las paredes de nuestra casa.
lo leo y pienso en nuestro cuerpo -uno, de los dos- bailando.

La lectora dijo...

Qué lindo ver poemas de Roberta Iannamico aquí. Gracias por compartirlos!

Diego Pablo Lambertucci dijo...

La poesía de Roberta es encantadora y emocionante. Es la melodía más simple y más linda, ...nos alegra, como lluvia tibia.

d.

Anónimo dijo...

Roberta gracias por tu palabras, son un abrazo al alma. María Eugenia de Guaminí.

unalocaeninternet dijo...

gracias me re sirvio