domingo, julio 22, 2007

XIMENA MAY


Nada por el calor porque todo se pegotea. Pero la formación paulatina de grumos, producto de un empastamiento interno - que no se disuelven sino que empeoran su tamaño y a los que finalmente y con alguna suerte se le ven los ojos primero. Al final sale la cola. Son los que más me gustan. No importa dónde si papel o teclado. Pero la tinta verde o roja de birome me paraliza. Cada libro genera sus propias reglas de corrección y crecimiento.
Cuando el futuro libro va tomando cuerpo es imprescindible una copia en papel y una lapicera para laburar sobre algo mas concreto. Prefiero el ruido de la calle y la música fuerte a la misma vez y levantarme mil veces a poner a lavar ropa o regar las plantas cosa que tranquiliza mi ansiedad, cocinar no funciona porque se me quema todo.
A veces me visto de alguna manera en especial para crear esa cuestión ritual pero sin demasiado resultado.
Cuando era mas chica se me ocurrían cosas antes de dormir, ahora caigo como un tronco y espero que resurjan a la mañana. No puedo escribir si no es en Arial, la Times New Roman me parece espantosa y la primera cosa que hago al entrar a un archivo es cambiar todo por Arial 11.
En realidad todo empieza con notas sueltas en un cuaderno o un archivo de word que generalmente tiene nombre como "basura" "?" "cualquiera" donde se van acumulando cosas de una misma familia. La filiación es en algún lugar de la cadena del ADN y a veces imposible de distinguir. Esas hilachas que siempre están al final del archivo, si logran remontar el río suben a las paginas anteriores y se convierten en poemas o simplemente desaparecen.
A la misma vez que los poemas crecen, lo hacen las gramáticas que los rigen, el desbole inicial toma de a poco algunas constantes o ejes que lo organizan y el plan se define. A veces es necesario, en este punto, cierta investigación que en general es en internet y no sólo incluye textos en castellano sino también imágenes y cualquier otra cosa que se cruce. En el caso de "Deshuase" la lectura de las crónicas del difunto Enrique Sdrech fue absolutamente determinante. "Nestor" hizo que leyera sobre naufragios y sobre la Antártida en general mientras que "Oftalmología" me llevó a los libros médicos. Estas lecturas complementarias son fundamentales para el fortalecimiento del libro porque ayudan a crear ese estado mental que supone para mi estar en el proceso de escribir un libro. Me resultaría imposible estar con más de uno a la vez, como hacen algunos irresponsables.
Es imprescindible que los textos descansen antes de masacrarlos nuevamente, lo que parecía un hallazgo al otro día es pretencioso o pertenece a otro libro. No creo en la partenogénesis donde las partes nacen ya terminadas sino en el trabajo duro de ajuste y precisión. Además hay cierto placer en el sufrimiento de cambiar y volver a cambiar algo de lugar hasta que me convenzo –aunque sea momentáneamente- de que tiene el lugar que necesita. No todos los libros tuvieron la misma cantidad de correcciones, algunos parecen más claros de movida. En general queda una cuarta parte de la gran masa inicial.
Primero aparecen palabras sueltas que forman ideas que linkean con otras palabras y otras ideas que llevan a un universo interno. Después viene la ley: reglas sumamente arbitrarias y caprichosas con las que disfruto. Todo el tiempo y cada vez todo tiene que sonar acorde, no tienen que sobrar sílabas ni las acentuaciones pueden negar oponerse a las palabras o ideas sobre las que trabajo. Un sonido fuera de lugar es la mejor manera de eliminar basura.
Ximena May

SELECCIÓN DE POEMAS DEL LIBRO "DESHUASE"


Pese al hermetismo policial sobre el caso de la desaparición de la doctora Giubileo pudo saberse que efectivos de la comisaría de Luján junto con los bomberos inspeccionaron aljibes en zonas aledañas a la Colonia Montes de Oca.
Autoridades de Open Door y Montes de Oca afirmaron que la doctora se halla viva en algún sitio de la Argentina. Clarín, 9 de agosto de 1985.
ley
me roban lo de adentro
Cecilia en voz alta
dice
en el pozo la garganta
tiene cosas
transplanta a enfermos
las pupilas dilatadas el
suero elevado sobre la cabeza
a nivel

de un medio líquido a otro de un
riñón a otro
devuelve
Cecilia
la salud


guardapolvos los internos
Cecilia Giubileo los defendía mucho
y acá no siempre
los tejidos mencionados en la montes de oca
evidentemente por su tramado y característica
pertenecientes a una tela
del tipo de las
que utilizan los médicos
los internos resistiendo rapados
cuando se va la anestesia
un ramal del ferrocarril Roca al costado del cuerpo
una costura

no gritan les habrán afanado las cuerdas vocales
después aparece detrás del pabellón uno
abandonado lo seguían dos internos
dos moscas entre la parra chinche con este calor

no hacen declaraciones

el menú
es particularmente importante
acumular glucosa engordar carne
en forma clandestina
hay un banco de órganos
no puede hablar
bien dice Sdrech toma notas para la crónica
sin dientes un sistema de aspersión en la boca
de masticar y explicar
a la vez abrir y escuchar
que la doctora Cecilia Giubileo
clasificaba o no sacaba
o mejor ganaba
una picada especial
Rojik de carne a veces médico cirujano
otras manguera de super
surtidor de YPF sobre Cecilia


Rojik
llegando tarde a River
foto de un gordo
con mucho cielo
ficha del conductor
matricula muchos números para memorizar si hubiere que hacer
denuncia
ciego y tubo digestivo
no presentan vellosidades ni válvulas
que lo frenen por la Lugones


como siempre
dilatación
porción
del miembro amputado
comprendido
estamos en el lugar
abre los ojos y no puede hablar
entre articulación y sección correspondiente
la mano fría
no es como el agua de las conservas
que tiene que
estar transparente amarilla
amarillo el globo ocular
todo el repollo la naranja adentro de su cabeza
late
le sacan la voz
cómo le pregunto si me quiere




gelatina ocular
perdieron la visión o padecen de ceguera
por abrir los ojos cuando hay mucho cloro
amarillo numerosas personas perdieron la visión

en bandeja
un pan de carne
75 kilos con sondas
bilis de oligofrénico
saben hacer vacunas
para no perderse en Unicenter
con los glóbulos
rojos aureola de pileta municipal
donde iban a buscar más donantes
sale del agua
y la mira una comadreja


de su hija
María Lanzetti de G
desaparecida la noche de junio
la abrió la puerta la enferma
el miedo
la opaca
la cornea de sangre llena
de los nervios sobre
las manos patinosas como
medio de milanesas que dejaron tanto
en la heladera
y cuando vuelven de Córdoba
parecían algas meses de nubes
sobre la comida


le informan a su madre que iniciaron un sumario
por abandono de la guardia
no resisto su cama
pasar los ojos por las estampitas
suspendidas con scotch
la canastita de los remedios
no te vas a poner bien
tenemos que sacarte la gorra con flores
el sábado último se incendió
como los bosques patagónicos
el fuego comenzó en el motor

baja la fiebre: no hay infección
el color
blanco de ave
sweater lleno de plumas
que apareció cerca de la colonia Montes de Oca
al final era de una interna
Cecilia hizo un curso de estilo libre
en pileta municipal
nada
como
una
piedra
una piedra de las canteras de onix en San Luis
dice su papá en el Luján
parecés una tontita con esa gorra
de goma reglamentaria
que habían comprado en la farmacia y la señora había tenido que sacar de la vidriera y por eso no era de un naranja parejo sino que más bien tenía como ondas salmón pero era la única que había y tenía poco tiempo
fue hallada toda agujereada
blanca con pescaditos de comunión

el agua estaba tan fría
y se les había ido la mano con el cloro
si te meás adentro
se te forma una aureola azul
o violeta violeta y todos se dan cuenta
los glóbulos blancos responden al estímulo
los ojos en cloro


entre la Lugones y el paredón
con el estómago para afuera
cose la parte ondulada Cecilia
podría ser de mi hermana
la naranja de mi abuela
las plantas que no arrancan de cuajo
sigue por los huecos
que deja la mano afuera sigue
cuando se va la anestesia
puede alejarse ver
las arañas de mar
fugaces en el fondo
de barro
paredón político con grandes letras celestes
anuncia la relación entre Cecilia y los altos funcionarios de Córdoba

todavía
una pelopincho llena de intestino delgado
marrón resto

como borra de café seca
sangre en el piso de linólium
en hemoterapia del Torres
instituto para mentales donde trabajó la desaparecida
agazapada como una comadreja
los últimos meses


transfusión directa
de sangre creen
el interno antes mencionado
con tremenda herida
ella también
la parte ósea a la vista blanquísima
es una bahía privada
con arena blanca
corren y el pelo recupera el ADN vegetal de Cecilia
un brazo diabólico
dirige el cerebro ejecutor
hasta las palas mecánicas
que tienen varios cambios
con palancas de tallo largo
cabeza negra o roja roja
arranca saca de cuajo
ADN rojo sobre arena seca


la personificación del mal
le apretaron tanto la cabeza
con una morsa que uno de los ojos
migra sobre la camisa de un tipo
no soy lenguado doctora
aunque tenga todo medio junto
tanto cloro
la arena a la mañana en la cabeza
la sacan del volquete nacen los piojos
me pelan
dibujan el mapa sobre la cabeza
por acá entra un cañito
por allá se va una naranjita



internas al sol un domingo
murmullo pasto
de rumiante estómago
en el cuál se aloja
traspasa el guardapolvos celeste
un olor igual que un pescado
abierto de la boca al ano


pileta de club
para nadar empañados
los anteojitos de boluda
Giubileo descalza en el borde de la pileta
sueño con abejas muertas en la terraza
cuando éramos chicas
mi bisabuelo inyectaba cognac a los pavos de año nuevo
un mes antes de Navidad
corremos por el pasillo batiendo alas doctora
me presta un surubí de las Palmas?

se raya
alquilan dos páncreas acrílicos
como un anillo
todo el cuerpo
transparente cuando le da
el reflector de Gendarmería
los fluidos de algún color
adentro sin novedad
pasto olor después de la pelopincho
cuando termina el verano
amarillo y lleno de bichos bolita


la selva misionera
cataratas

otro día comentan
que le metió millones de sábalos
mientras nadaban a Cecilia
Rojik duro de ácido láctico
cuando el cuerpo se llenó
con potasio muerto


corren por el pasillo Rojik a la cabeza
arañita peluda sobre Cecilia desnuda



que migren

anguila en río turbio
con un hueco verdoso en la herida
mancha calentita de pis en el colchón
eso también irrita piensa Ceci
una mancha con millones de gatas peludas pardas
echamos kerosene y se prende fuego todo



resortes

colchones de colonia con aureolas
cantidad de internados
condiciones mínimas requeridas por el establecimiento
asistencial albergue de pacientes
cantidad de profesionales por paciente etcétera
la posibilidad de seguir participando
cantidad de piel con golfos
taladrada por la posición en la cama
un solo secador de pelo para secar
por pabellón las escaras en talón culo codos


invierno nada en Luján
los bichos encanastados
una pinza para arrancar molares
el punto exacto en el cuello
la doctora
los distingue
en los surcos del barro
pájaros que comen de otros
pájaros que migran
cuando un ojo de lenguado
se va al segundo hemisferio


apreciaciones sobre la desaparecida
tenés muchos agujeros Cecilia
más que el resto de las mujeres
que nadaron por el Luján
todo el cuerpo patinoso
como una milanesa
de seso el sábalo
es otra posibilidad

los internos confunden colchón con pileta
la doctora sufre como una mariposa rosa
que no puede irse en el viento
como la ceniza del Hudson pierden
el control de las manos
en la orilla
impedida por la espuma respira globitos detergente en el barro
medio arenoso
el tomate
de los sanguches en verano
2.53 pm entre los médanos

movimientos del coro
las diminutas partículas de tierra
depositadas por un río largo
sobre un femenino caucásico
grupo de islas varicelas
de arena misionera
ensucian la porcelana del cutis
vasta planicie babosa


nuevo estómago
dura de miedo
mi hermana
cuando entran a construir el nuevo ramal
el entubamiento del Maldonado causó graves
trastornos en el tráfico de Pacífico y tuvieron
que mover las paradas de lugar
ablación e implante
el cuerpo se ordena adentro
cuando médico abre abdomen
frente a River agosto de noche
parecen manual de sexto grado
las imágenes fuera de registro
los bordes amarillos
a la izquierda como bilis
como los juguetes cuando cerramos los ojos adentro del cajón blanco y naranja saltan de la fórmica juegan pero Cecilia y yo sabemos lo que pasa con las colonias de cosas doctora me escucha?


una inesperada derivación tuvo en la víspera la investigación que se efectúa en torno a la desaparición de Cecilia Enriqueta Giubileo al trascender ayer que la médica había sido vista en San Juan

Alicia podría ser telescopio si supiera por dónde empezar

los pulmones mutan aceleradamente son
radiadores las manos de milanesa a pala mecánica
cuando saca el cuerpo del agua
marrón verde marrón marrón

llevan a diputados el caso
por ejemplo los genes de lenguado
que se han introducido al tomate
buscando darle resistencia a las heladas

podría introducirle a mi hermana
los intestinos que vomitó en Córdoba
el cuerpo sin órganos
podría ser Rojik
la cáscara de naranja
por tercera vez
en la banquina junto con todo el almuerzo

huimos a Córdoba
hay problemas con la guía visual
cada vez que frenamos Cecilia histérica
en mi hermana el cuerpo de una persona Cecilia
fallecida se desfigura
cuando se le extraen los órganos
multitud de bichos
lámparas llenas en la YPF sobre la ruta hacia La Falda
chocan la cara todos
aletazos de sábalo queriendo
volver a la colonia las palomas
en la Plaza Houssay los evangelistas de traje
con cuarenta grados
en la plaza con palomas
parecen seguir el mismo patrón de comportamiento


km 2.054
qué olor a mariposas sobre el motor
hirviendo cuando andábamos toda la noche
el radar caliente
quiero las llaves para entrar al baño de la YPF


afectadas
de azufre ceniza volcánica del Hudson en 1991
tiene Rojik en la cabeza
los delirios del médico residente
se le fueron
una vez cruzada la general paz
maneja despacio

ondas amplificadas por la cúpula ondas que retumban los agudos sólo se escucha una voz

en Puente Saavedra
que dice
pare de sufrir

la esponja
la vegetación espinosa los montes de coníferas
los bosques de caducifolias las coníferas
adentro pasto amarillo de tres meses
de pelopincho
el arenal
los esteros lagunas abajo
todo lleno de Cecilia
toda Cecilia convertida en el agua mineral que tomamos
en una YPF


tiraban los apéndices a un pozo
después de cincuenta años
son los suelos de mayor fertilidad
y valor económico del país
buena estructuración granulosa
donde van todos los tumores extirpados
las mandarinas la naranja
las partes que sólo conectan
ropa su estetoscopio también


San Jorge con garzas
suelos
pantanosos o semipantanosos
orgánicos
suelos por acumulación de restos
escasamente descompuestos
ruega por nosotros

las moscas

Rojik anda con el abdomen
abierto con boca llena de guiso
y los pantalones bajos
pasamos por Sierra de las Quijadas
un embole a veces mi hermana se parece
a Cecilia un gesto de pescadito muerto





ruta: tejido conectivo
la distancia entre las YPF
en la provincia de Córdoba
la forma en que se ordenan
los pedacitos de manzana
en gelatina verde
el mapa glandular
declarado reserva mundial por la onu

con gusto a río
le pusieron
un Giubileo
afeitan los pelos del cuerpo
con agua hirviendo las obsesiones
los caminos químicos en la cabeza
que producen las gorras reglamentarias
de goma naranja Córdoba provincia
frío en la ruta de altas cumbres
sobre el piso pelado
la camionetita con olor a hongos negros todo el tiempo
mi hermana vomita

siguen yirando
la YPF desierta el día de año nuevo
pinchamos radiador 78 kilómetros
después de Alta Gracia quisimos ocupar nuestros lugares
en la camionetita recién adjudicada japonesa
que antes llevaba cirujanos del Borda al Torres
sacamos un poco el easy slider
para estirar las piernas
la heladerita queda en el baúl


antes de ser empanada se preguntó
Cecilia cómo será una cámara
registrando la muerte celular el potasio
que también tienen las bananas


crían plumas
dan vueltas a su cabeza plateada
por la luz en el acceso norte
el tanque refleja y mordemos la banquina


aire pesado de verano
cuando reventaron a Rojik
contra el paredón celeste
Ximena May

SELECCIÓN DE POEMAS DEL LIBRO "OFTALMOLOGÍA"

temprano
los filamentos
pelo
cuando abro los ojos a la mañana
y el cielorraso
como en un cine hace de telón
plano pongo todos los bichos
y les miro la panza
los brazos obturo inicio
reinicio por el flanco derecho
un anélido
come de la mano de una hidra
espero estén conmigo mañana

vidente

la doctora habla normal
sobre los bichos en el líquido del ojo
¿cuándo mira objeto blanco?
¿cómo naves en el aire? ¿cuándo las busca?
moscas volantes fisiológicas
en el aire en el líquido del ojo
diagnóstico tratamiento no hay
y por qué no doctora en vez de bichos
obtener visión
de mutaciones en el orden
anomalías en el comportamiento
la química cerebral cuando usa
toma desecha decisión de algo
y lo ejecuta
alcanzo hasta esas medias secándose en la estufa
después de haberlas usado en las botas


lentes de contacto

abría mucho los ojos
para que el cielo se acercara
hasta adentro mío podía entrar
por el espacio celeste
secar y refrescar
mis ojos de plástico
podía entrar

Los párpados

estiro en once lycra y puedo ver
la parte blanda de los cuellos de tortuga
cómo entra a la cocina Katia despacio
a tomar agua despacio pero ágil
el mar podría traer
el mismo mar que miro
podría
traer
una pelota
una sandía
el mar como una manta
podría traer más arena
mientras Katia mira
y me vuelve a mirar
un día la dejé sobre una plataforma
petrolera en la cocina con dos bancos
juntos y en el medio ella
una princesa de Gualeguaychú
la misma cara de terror
al desintegro
fondo de ojo


los jardines en las casas alquiladas
paredes de ladrillo agreste
infinidad de telas de araña
chiquitas pero tupidas también
blanco del polvo que vuela
fortalezas
igual a tu espalda
el jueves
perpendicular al colchón
mira hacia afuera
esperando el momento
no me animo a meter un palito

visiones de refracción
si la cabeza permanece
en hawaii no así
sus miembros
que perturban quietud
con mínimo contacto
un ejército de hormigas
le provocaría meningitis
frente a mis ojos la pared
recta y bien terminada
señala el lugar de exclusión
ya intenté el bombardeo masivo
procesiones discretas
y los días festivos echar alcohol
una hormiga queriendo
sin acceso al frutal


esto es el vacío
volver a casa
por sarmiento al 1900
presenciar la mampostería al aire
azulejos celestes en el borde del cielo
caños moldura piso tres

la atracción entre cuerpos no sólo se aplica a los planetas


tengo un rollo sin revelar
con últimas vacaciones el cumpleaños
prefiero el pigmento de las ciruelas
si cambian el color antes de caer
finalmente al pasto
el silencio en los espacios
atonta salgo rápido
sin acomodarme el sweater
el corazón


¿cuándo siente una ciruela
su carozo que la planta
y la sombra alejando su copa tanto?
¿cuándo
siente la piel quebrarse
hinchada
los ojos en exceso de vida abrirse al sol
reventando camisa botones
como Hulk increíble y verde
bajo la lluvia?


el espacio tiene modificaciones


un botón de más
un fideo que escapa al colador
todo en ausencia de amarillo
Ximena May


Ximena May (1972), Néstor, edición cd-rom (2000); Deshuase, Ediciones Del diego 2002; Oftalmología. tsé-tsé 2005. mail de contacto: ximenamay@hotmail.com

1 comentario:

Ana Porrúa dijo...

Quería preguntarle a Ximena May si hay forma de conseguir Néstor. Leí un artículo de Mariana Bustelo que lo trabaja y me interesó realmente mucho. El trabajo que hace Mariana es impecable y lo que allí se lee de Néstor me pareció de una rareza nueva. Gracias y felicitaciones por la entrada a la infancia.
Ana