sábado, agosto 11, 2007

JORGE LEONIDAS ESCUDERO




(Agradezco infinitamente la colaboración de Javier Cófreces que contactó por correo postal a Escudero para que contestara las preguntas de este blog y que me facilitó algunos de los textos del poeta. Dado que las respuestas fueron escritas con una vieja máquina de escribir están scaneadas y pueden leerlas haciendo un click para agrandar la imagen. Selva Dipasquale)
POEMAS DEL LIBRO CAZA NOCTURNA



CAZA NOCTURNA I

¿Cómo hago para dar el salto?
¿Pero de qué salto estoy hablando?
No sé, simplemente un salto, salir
desto de siempre donde no hallo
y sigo buscando.

Y ahora esperen pueda memorizar, ver
si explico algo de mis desvelos,
ver si encuentro
el mapa del tesoro, el carozo
deste asunto que me tiene absorbido.

El no poder explicarme cómo
da desorientación, pero sigo metido
nestas alturas de mis inquietudes
donde falta el aire y sin embargo existo.


LA CREATIVIDAD

Viene de antes que vos y sorpresivamente
a veces te habla.
Mientras tanto el artista hace
garabatos y cree
gobernar la manija creativa.

A veces se te asienta
el pájaro famoso de la inspiración
y otras un sapo intuitivo
salta en tu pecho y caza hermosa mariposa.

Creíste ser el creador de eso
cuando era el otro,
el que está escondido siglos y siglos atrás
y te habló porque estabas propicio a escucharlo.

Pero vos creíste ser el fabricante de crear
cuando más bien agradecé
porque te arrojaron desde lejos, si acaso,
un pedazo de verdá.

Porque antes de eso
cuántas veces creíste que sí,
que eras vos el creador y al intentar
hacer arte sólo hiciste
palos de ciego, merdosidá.

Luego si nadie es creador ¿qué pasa? Nada,
porque todo es garabatear mientras se espera
que desde lejos, de alivio,
se te asiente un pájaro hermoso
o el sapo intuitivo te entregue una mariposa.




EL AQUÍ Y EL ALLÁ

Calles donde la gente deshoja,
en busca de frutos imaginarios,
el árbol de la vida.

Que pasado mañana mejorarán las cosas,
que ahora falta todavía un poco
mientras el nunca
acecha bajo cada baldosa.

E encima de las palabras
anida una esperanza muda cansada de esperar.

Los transeúntes caminamos
uno al lado del otro sin considerar
que vaya cada uno a donde crea ir,
unos antes y otros después todos
vamos hacia el mismo sitio.

Pero a la corta, ya,
ante si alguien pisa una baldosa floja
y al caer se lastima cabe decir
hay que fijarse bien por donde se camina.
Hay que cuidarse para no morir, pero
¿aunque todos vamos hacia el mismo allá?



VENTURA

Fue lejos lejos. Me daba por las piedritas
desas bonitas que juntaba para
todavía tener algunas.

Niño cuidate decía mi mamá, no
traigás más porque algún día
buscándolas en el campo te vas a perder.

Así fue una vez. Buscando,
a los cerros de Zonda subí sin darme cuenta
y como bajar es difícil
se me hizo noche sin luna.

Me quedé ncerrao
y unos zorros ladraban susto grande pero
con la luz del día pude bajar.
Al volver a la casa me esperaba
un gran revuelo de gente en el camino,
todo el barrio había salido a si me hallaba.

Esa fue la primera gran ventura
por amor a las piedras cosa rara
porque todavía no se me cura.
Ahora camino en plena ciudá
mirando el suelo a ver si.


FLORES

Debo decir aquí tiene el ciruelo
pocas flores y pienso
es para los frutales un mal año, pero
el damasco va a más y el limonero
apunta a bonito.

La parra extiende pámpanos airosos
mientras el pomelo
anda viendo abundar.

Dejo la manguera y camino,
reflexiono: ¿Qué clase de frutos
podría dar mi vida hoy?

Ansioso pienso yo tendría
que empezar por regarme a mí mismo
con pensamientos exquisitos a ver
si florezco ídem.

Ando así por las nubes cuando
cabizbajamente pongo pies en la tierra,
vuelvo al riego y pienso realmente
para mí ya no hay flores,
como no sea allá
donde las ponen los parientes.


CAZA NOCTURNA II
Aquí voy a investigar
lo que difícil sepan de qué hablo.
No obstante escribo sobre ir
hacia lejanamente,
escalar cumbres en acecho de si
encuentro lo que espero o
una vez más regrese muerto de frío.

Es que ando a los tumbos
tratando de armonizar
lo visible con lo invisible, digo
fabricar con la mente un despertador
de conciencia que avise
cuándo una imagen real sea chispa de futuro.

Les digo, ese fenómeno
es un esquivo animal que sólo se caza
cuando la flecha se dispara sola.


VISITA VEGETAL

El retortuño o espina blanca,
esa planta rústica del desierto
apareció en mi casa. ¿Qué hace
junto a las flores del jardín?

Es tan humilde como que no aspira
a ocupar cantero sino en las orillas.
Ahí sale y vegeta donde la dejan,
tiene raíz comunicante y avanza
sin necesidad de riego.

Yo las dejo nomás porque son plantas
que felizmente me hablan
de andanzas en salitrales y llanos
donde me vi abrazado por la distancia.

Si alguien quiere tocarlas aquí va
a pincharse las manos
con la espinita blanca esa que no parece
pero es defensora de mis recuerdos de allá,
donde la vista se me hacía lejanía.



DOLORES

Hora viene un dolor y se te encima
en las rodillas como un gato
y vos salí decirle pero insiste.
Y acaso se te sube a las costillas para
hacerte caminar con el chasis ladeado.

Son las consecuencias de vivir y la muerte
es el coronamiento de todo. Dicen
que con no hacerles caso los dolores
se retiran ofendidos y no vuelven.

Así se lo expliqué a una doña del barrio
y ella sí que se ofendió, dijo
usté habla porque no le duele
aquí y allá como a mí, pero espere
y también ha de lamentarse.

Así fue y al instante
sentí un fuerte dolor ¡Ay! y me toqué
por allá abajo. La vecina
desviando la mirada dijo: Que se mejore,
eso le pasa por hacerse el jovencito.


FATALIDÁ

Un hombre y una mujer
que andaban solitarios recorriendo mundo,
ver si amor se encontraron,
se asieron de las manos ir
a en común vivir por los siglos de los siglos.

Anduvieron juntos hasta cuando,
por un quítame allí ese cigarrillo,
optaron por añadirse a los que
siguen cada uno por su lado.

Bien.
Es perfecto así cuando ni en la cama
conseguían arreglar su desequilibrio.
Ntonces el hombre
agarró su ropa y ella la suya. Adiós.

¿Lo así resultó podría
haber sido diferente? No,
porque lo que pasa pasa y está registrado
desde antes
en el libro mayor de los destinos.


GLORIA EFÍMERA

Aquí estoy otra vez en una foto, fue
nuna masiva entrega de diplomas
donde me dieron uno por mérito supuesto
y en la foto aparezco entre dos mujeres,
una su mano en mi hombro y la otra
agarrándome el codo.

Son dos damas amigas que me asisten
no sea caiga de narices
antes de recibir la distinción.
Digo porque la espera fue excesiva.

Rara fotografía cuando estuve en esa
entrega de cartulinas para el recuerdo.
Y a pesar de tan bella custodia femenina
parecía yo uno a quien lo llevan preso.

Y hasta sepan ustedes que ya en noche alta
volvía galardonado por calle solitaria
cuando unos perros ladraron. Me asusté
y al volver la cabeza se me cayó de la calva
la corona de laureles.

No dije a mi escudero "ladran Sancho
señal que cabalgamos" sino que
me bajé del caballo
y llegué a mi casa a pie.





MI ACTOR GRATUITO

Es un hombre que inmensamente
espera en una silla,
dentro del restaurant mira hacia la puerta,
no se le mueve un gesto
sigue inmóvil.

Es hora de gente a comer
y él no hace más que estar mano sobre mano
en espera de vaya a saber qué.

Me dije este hombre debe haber muerto
porque no pestañea,
tiene la cara congelada. Y ¿Eh?
se levantó,
caminó hacia la puerta y se hizo humo.

Es una alucinación mía, pensé.
¿Ustedes creen que no?
Siempre veo alguno así,
hombre como si esperara lo que no llega.

Como sea
siempre algún individuo
se me presenta así y hace lo que puede,
luego se retira fantasmagóricamente
para ocupar una silla en otro sitio
y ahí esperarme.
Debe ser un actor excelente que representa
mi ansiedad ante lo inhallable.



COSAS DEL CAFÉ

Resulta que me le una noche
en el café acerqué y pregunté
si me permitía compartir con él
ya que no ni una mesa libre había.

Dijo con la cabeza que sí.
Entonces pedí al mozo un cortado
y me senté nomás junto a ese
hombre muy mayor a quien conocía de vista.
Dije es fiero estar solo
por eso a ver si nos decimos algo.

Levantó cejas el veterano, parpadeó
y entré a hablar yo solamente.
Él mugía: ¿Ah? ¡Umm! ¡Desde luego!

Después hice silencio, pagué por ambos
y antes de retirarme dije: Disculpe señor
por haber hablado de bueyes perdidos.
Él mugió ¡Umm!




CAZA NOCTURNA IV

Alguno de ustedes, señalo al azar
porque no sé dónde está pero estará,
sin duda, con la boca abierta
esperando el resultado de esta búsqueda.

Escuchá pues a ver si me entendés,
(o si yo mismo me entiendo)
abrí bien laj orejas
por si se me sale una verdá de la lengua.

Sí, porque hay oscuridades muy oscuras
y hay que respetarlas, el intérprete
no serás vos sino el Ello,
un otro que te saca de dudas
si confiás ciegamente en él.

Y a ese no lo busqués hacia afuera
porque vive en vos mismo
y te va yudar cuando estés descuidao.
Porque así es esto un salto un tic
de la conciencia que cuando lo alvertiste
ya es recuerdo, pasa. Entonces
esperá a te lo diga dejá
de amasijarte la cabeza.




MISTERIO

Se me cruzó en la vereda un desconocido.
¡Eh! dijo, ¿no te acordás de mí?
trabajamos juntos en las minas de Hualilán.

Por decir algo dije es que
casi no te había conocido debido a
que ando corto de vista pero sí,
allá estuvimos juntos.

Entonces me tendió la mano y en apretón
sin largarme continuó: Así es hermano,
el tiempo pasa pero queda la amistá
cuando se juntan dos que han estao en lo mesmo.

¿Y vos qué hacés ahora? continuó.
Yo no hago más qu' estar jubilao, contesté.
Y para ser franco, perdoname,
nunca estuve en las minas de Hualilán,
me has confundido. Claro
que me hubiera gustado
estar en ese trabajo duro. Y bueno,
estuve en otra, pero sería lindo
haber sido compañero tuyo.

El hombre me soltó la mano, hizo
un gesto indefinido y agarró la calle
rumbo al olvido. Yo
me quedé a pensar vaya a saber en qué
dimensión me conoció éste
y hoy su memoria saltó el cerco del tiempo.
¿Quién dice que no me haya conocido
en otra vida?




EL PÁJARO COBRADOR

Busco hallar ver si un pajarólogo
m' explica qué pájaro es ese
que nun árbol del fondo de mi casa
canta fiero diciéndome págueme págueme págueme.

No lo he visto pero lo oigo
y me trae inquietú porque no sé,
se me ocurre ques de mal agüero
eso de que un bicho hable
como si fuera gente.

Mucho es atrevimiento de en mis propias barbas
decir eso de "págueme";
pero es mejor que no me asuste.
Pienso es una desobediencia del pájaro
pues alguna bruja
lo mandó a otro destino pero vino aquí
pensando era lo mismo cobrarle a uno u otro
ya que todos somos deudores de algo.


PAISAJE URBANO

Aquí nomás a vuelta de esquina
hay una placita adecuada
para que en alguno de sus bancos exista
una parejita de enamorados.

Hoy he visto ahí, como otras veces,
a un él y ella tanteándose abrazados.
¿Buscaban cada uno en el otro
la eternidad de la especie humana?
¿Ver si mañana o algún día no sé, ahora?

Es lógico sirvan de envidia
a algún desprevenido caminante
como yo que cuando los vi pasé
presuroso como si fuera a comprar algo
de lo que me fafalta y a ellos les sosobra.



DERIVACIÓN TIMBERA

Mientras miro pasar el suceder vacío
cuando barajan y dan o doy cartas,
espero recordar si he visto
fugazmente un indicio.

¿Qué es eso? Darme cuenta, sentir-ver
lo buscado ¡ah! porque es posible
la comunicación con lo todavía no y es
recordar que he visto un relámpago.

¿Y esto a qué viene? Es
porque un filósofo dijo "la conciencia
es recuerdo" y me agrandé: Ahora en la timba
cuando jugamos al póker o al truco
le pregunto al aire qué cartas tiene el otro y,
¿y se gana? Puede,
cuando afloja el yo masoco
y te deja respirar un poco.



POETAS

La poesía viene y yo comedido
me ofrezco de puente para que llegue a otros.
Ella en el mundo de las analogías busca
relaciones ocultas y me las dicta.

Y es difícil ser fiel porque uno mete
palos de ciego, ocurrencias, vacío.
Ella aspira a hermosura
de fondo y forma, quel poema dé
chispa y se hunda en tierra-tiempo donde
se pierda la firma del que transcribe.

Es que soñaste ser creador
pero la poesía te usa abusa
de tu ignorancia y te hace creer que sí,
quel poema es tuyo cuando sos
el muñeco del ventrílocuo Sol
Viento Caminos Cielo Amor y Dolor.
Jorge Leonidas Escudero

Jorge Leonidas Escudero nació en 1920 en la provincia de San Juan, donde reside. Comenzó a publicar recién a los cincuenta años. Poemas suyos y referencias a su obra aparecen en diarios y revistas del país y del exterior. Obtuvo Premios y Distinciones de diversas entidades culturales nacionales e internacionales. La Fundación Argentina para la Poesía lo destacó como Miembro de Honor por la Provincia de San Juan y la Municipalidad de la Ciudad de San Juan, lo distinguió por su trayectoria cultural. El Honorable Senado de la Nación le otorgó el Diploma de Honor. La Universidad Nacional de San Juan le otorgó en 2006 el título de Doctor Honoris Causa. Publicó los siguientes libros: La raíz en la roca (1970) ; Le dije y me dijo (1978); Piedra sensible (1984); Los grandes jugadores (1987); Basamento cristalino (1989) ; La raíz en la roca (Antología editada en México) y Umbral de salida (1990); Elucidario (1992) ; 1993: Jugado (1993) ; Aires de cordillera (Álbum de catorce composiciones de proyección folklórica cuyana, con música de José Luis Aguado Castro, 1994); Cantos del acechante (1995); Viaje a ir (1996); Caballazo a la sombra (1998); Dibujos-poemas (23 dibujos de Malena Peralta y sendos poemas del autor. Edición especial de la Universidad Nacional de San Juan, 1999); Aguaiten (2000); Senderear (2001) y Le dijo y me dijo (Antología editada en México por Ediciones Azafrán y Cinabrio, 2006). En Ediciones en Danza publicó: A otro hablar (Antología , 2001): Verlas venir (2002); Andanzas mineras (72 poemas relativos a la minería extraídos de sus obras anteriores) y Endeveras (2004) ; Divisadero (2005) y Tras la llave (2006).

5 comentarios:

martin dijo...

No se bien quien es el responsable de este blog...pero lo felicito y sobre todo le agradezco el laburo de acercarnos esta acequía...veniamos con tanta sed...tanto vacío che que es una alegría hallar algo así...
adhiero al Nobel pa don Jorge Leonidas Escudero...aunque más no sea para "sociabilizar" este reconocimiento infinito a tanta belleza que nos ha regalado y, justo es decirlo, reconocida esta en su gente. Che, me gustaría contactarme contigo y ver la posibilidad de intercambiar material poetico y documental-audiovisual antropologico. Mi dire es martin.ptasik@gmail.com espero tu respuesta. y una vez mas...gracias compadre por esta giniebra en el mostrador que se molesto en invitar...cuando quiera y cuando pueda, le devolvemos un torrontes largo y tendido acá en La Rioja. Lo suyo es necesario y valorado...ya mismo le envio su dire a todos mis contactos. Un abrazo.
Martín Ptasik
La Rioja

La Rueda de los Deseos dijo...

Maestro Escudero, gracias, y gracias a quienes se encargan de difundir su palabra, tan mesquineada en las librerías.

Justo dijo...

Nada más prestigioso para el Premio Nobel que contar entre sus premiados con el nombre del gran poeta argentino Don Jorge Leónidas Escudero.
Con todo respeto para el poeta adhiero a su candidatura,
Justo Barboza
DNI español nº 50715430

Sigfrido Quiroz dijo...

Leer a don Leónidas Escudero es como leerse el alma que uno quisera tener y no tiene. Gracias por publicar esta belleza y por el trabajo del reportaje. EXCELENTE! Sigfrido Quiróz.

Alicia Genovese dijo...

Qué hermoso el testimonio de Escudero, escaneado de su máquina de escribir. Gracias