domingo, octubre 01, 2006

RITA KRATSMAN




El primer crepúsculo es el que generalmente me incita, es el instante suspendido en que todavía no hay ruidos que vengan de afuera. Adentro todo tiene que estar igualmente calmo, el mundo tiene que dormir para que pueda conectarme con las primeras palabras. El segundo crepúsculo me sirve para la corrección, es cuando el día está más sabio, después, tiempo y espacio empiezan a zozobrar hasta alcanzar la noche, y más allá, nuevas auroras y así…
Escribo lo que va surgiendo pero siempre en base a una idea de libro. El libro puede ser una música, una foto, un lugar, un viaje, un cuadro, un film, un personaje, quién sabe... La idea sobreviene sin que la llame, solamente estoy atenta.
De modo que siempre estoy buscando una estructura. Pero ya instalada en el texto, empieza una travesía que siempre es incierta. La incertidumbre es parte del desafío aunque el fluir de la escritura siempre tiene estación de llegada. Todo texto pide reposar. Al igual que la mente, el texto se cansa, se agota, necesita tomar distancia de un tiempo anterior. Cuando se vuelve a él se lo ve sin borrones.
Pero la corrección no sólo es necesaria para ver de otra manera, sino que establece una experiencia nueva, la de la reescritura, y la reescritura opera de algún modo como una traducción. La corrección traduce lo que la mente acumuló durante la noche. La aurora, se encarga del resto.
Desde que hice uso de la computadora escribo directamente en ella. Es más, siento que cada crepúsculo, me vincula a ella para continuar un texto empezado que por momentos quisiera que no terminara. La sola idea de finalizar un texto me aterra.
El vacío es la peor manera de pasar a otro instante. Es por eso que cuando no escribo, traduzco. Y cuando descanso de la poesía leo ensayo y novela.
La poesía es la motivación que me permite transitar el mundo, es mi actitud frente a ese caos. Siempre va a haber alguien que va a escuchar o leer lo que escribimos.

Rita Kratsman

Poemas de  Aria con Variaciones (Ediciones ültimo Reino,2006)

Aurora tiende el mantel con la gracia de una figura de lienzo, nos acordamos del pasado, el vino y la noche buscan a toda costa una censura. Afuera es vibración el zigzag de las ramas, pero nada, nada más allá sino estos arpones de luna en la mesa:
ondas y círculos
círculos y ondas
voces, bermellones,
"estas hembras no son dulces no" pero algo saben y les digo "somos jóvenes, jóvenes, ninguna falta de amor nos hará viejas".
De vez en cuando una lanza se dirige hacia la madre quien luce una fibra sublime de laurel, y el registro afelpado, y el andar de sándalo, (siempre admiré su estatura).

***
El momento, un rato con Amarilis entre incesantes preguntas, el lugar, espacio junto a un rosal que todavía no florece.
"Tal vez sea temprano", dice, "aunque no creo que este año lo haga, eso es todo".
¿Qué define un gran día?
¿Los pétalos dilatados de las astromelias o el violín de la cigarra que compite con esa nota aguda del teclado?
Algo espanta cada tanto presente y futuro. Un disparo en el mundo por decir, y tiembla el follaje de los álamos, o bien, corta en pedacitos las ganas de seguir hablando de arte.
Por ahora, un pájaro dibuja con tiza blanca su giro de satén.
Hay perfume a canela, clavo de olor y canela, deben ser la peras de la fuente, y nos alzamos, como las notas de un clave hacia el éter.

***

Nos enfilamos hacia lo alto de la casa.
Mientras Aurora deshace una costura, habla con la sutileza del ramio oriental, Artemisia, perfora el instante hasta llegar a la raíz: el tiempo fabrica miniaturas.
Tiempo puro, hora en que la carretera está bastante callada, dentro de poco se encenderán las luces del letrero y nosotras, entretenidas con ese pasado infinito.
Cazadoras del trópico.
Provocadoras de la desnudez.
Es hora de ir preparando la mesa para sentarnos como todas las noches, a comernos.
Pam pampam pam. Aires de bijou, las miro vivir.
Diosas benignas después de todo.

***

Poemas de Giverny (Ediciones El Jardín de las Delicias, 2015)



fiel a mis dioses campestres

busqué en el mapa un reino luminoso
con viento apenas y pájaros
(Monet encontraría motivos
para quedarse en una ciudad como ésta)
así es que bajé del tren dejando atrás el
barullo de la última estación
y me dije también acá es donde voy a vivir
¡qué diminuta aventura!
tuve que apartarme de mí, revolotear un rato
entre la santidad de las flores
como una abeja hambrienta, un decir, oliendo polen
en un remanso de aire y el lugar
una paleta
con la incertidumbre del inicio

***

busco un tono que me libere
también Debussy
se liberó de una obligación tonal cuando
compuso el Preludio a la siesta de un fauno basado en el
poema bucólico de Mallarmé, ilustrado además por Claude
y doy vueltas y me pierdo
con impresiones de un movimiento cantábile o
personajes de ópera perfectamente maquillados
si algo no puede fracasar es una luz de verano
cuando cae sobre la piel y sobre
los tulipanes melódicos
de cualquier manera, lo que hice entre la siesta
y el anochecer
va a entrar en una nube, no
como la contraparte de lo que soy sino
como la aceptación de que el paisaje mismo
tiene ciertas dualidades

***

el germen de la vida
está en una cáscara de nuez
que navega sobre aguas tan profundas
un pájaro azul se refleja en su quilla
no son estrechas las playas
de los caracoles abiertos
en su ápice
para que alguien obtenga un sonido de trompa
más que nunca detesto las cosas que salen bien al primer intento
la insistencia en la simultaneidad de motivos no es
un delirio, todos los instantes son de fuga
por eso una serie de almiares manchados a un tiempo
(tampoco quiero volver a morir como en el sueño
de un paisaje borrado)
me pregunto si alguna de estas pinceladas
no figuran en mis libros

***


guiones rojos en cada onda de agua:
Impression, soleil levant
la materia se desmonta en
diminutos puntos de luz mientras el agua
finge un parloteo
un poema de los reflejos
aparece de repente sin conocerse su lugar
si llega entero antes de la noche
la emoción se extenderá más allá de sí misma
tal vez sea útil olvidar por ahora
una luz a pleno
ninguna jornada es como se espera
camino hacia la casa
por el sendero cercado de alisos, pienso
en la disconformidad como una sombra necesaria
una canción lejana arrastra la carroña del mundo
y sus notas disonantes me taladran el cerebro, nunca
voy a saber por qué insisto en la escritura
(todavía me cuelgan del cuello las redes de un siglo)
prefiero escuchar una vez más La Internacional en
esta tarde de rebatos
la vida va
y viene con las campanas de la Sainte-Radegonde

Inédito (2018)

¿es la demanda de algo menos triste
lo que te hace pensar en un tiempo perfecto?
cambiaste de enfoque
y no es que esto inhabilite otras incursiones
quién no se conmueve ante la frase más dramática de una liturgia
la palabra sublime no fue suficiente para explicar
cuando en el auditorio se respiró humanidad por un minuto
te hundiste en la música con un temblor que no entendías
incluso te reconciliaste con esta vida de duro enjambre
tan sólo para ver el ojo de la luz
y es por esa idea unitaria del Universo que un campanile
se pone de acuerdo con los pájaros
tu observación fue soltando aspereza
y lo supiste en un atasco
si hasta te resultó hermoso el paisaje, hoja por hoja
ramas bordadas con agujas de plata como en un encaje de Burano
¿estabas mareada o era el KYRIE ELEISON
subiendo por una bocacalle?

Rita Kratsman

Nací en Buenos Aires, soy poeta y traduzco poesía italiana. Publicaciones: Color y Sepia (Libros de Tierra Firme, 1998); El Cuaderno de Amanda, Señora Mariposa (Último Reino, 2005); Aria con Variaciones, (Último Reino, 2006); El Lugar (El Mono Armado 2010); Giverny, (El Jardín de las Delicias, 2013) y Tornasol (El Jardín de las Delicias, 2015).
En traducción, Una hora existe, antología de Franco Fortini, poeta italiano de posguerra (Ediciones Dante Alighieri, 2007), trabajo introducido y seleccionado junto a  Susana Anfossi. 

Participación con una sección a mi cargo en este blog, El Desván de Rita Kratsman: eldesvanderitakratsman.blogspot.com y en El Infinito Viajar con PostData, cartasdeamoryotrosafectos.blogspot.com y Banco de cartas.





No hay comentarios.: